Las precariedades del mercado de arte mexicano